jueves, 16 de octubre de 2014

Esquejes de tejos

Principios de otoño es una buena época para intentar la reproducción vegetativa de algunas especies, en este caso voy a esquejar tejos, ya que es una especie que me merece gran interés por su valor ecológico, belleza, gran longevidad, historia y culto ancestral a esta especie etc...
El objetivo de reproducir un árbol por esquejes es conseguir un clon, es decir un ejemplar genéticamente idéntico al árbol del que se extrae la estaquilla y por lo tanto saldrá un ejemplar muy similar al árbol madre.
Con el paso de los meses iré poniendo si los esquejes han conseguido enraizar o si por el contrario se han estropeado.
Lo primero que hago es elegir los árboles de los que quiero extraer nuevos ejemplares, así que se seleccionan pies sanos y vigorosos para asegurarnos mayor éxito.
Una vez seleccionado el árbol, se van a coger siempre ramillas que crecen junto al tronco de forma vertical, es decir, no vamos a coger esquejes terminales de ramas laterales ya que lo más seguro es que si enraíza crezca horizontalmente sin crecer en altura.
Las ramillas seleccionadas son semileñosas de ese mismo año o del anterior como mucho y de entre 20 y 25 cm de longitud, como la de la siguiente imagen.






Después se quitan las hojas de la mitad inferior o 3/4 inferiores del esqueje y los dejo 24 horas en una disolución de agua con 1 o 2 ml de hormonas enraizantes por litro de agua, compuestas por ácido indolbutírico.
Una vez pasadas las 24 horas más o menos se lavan los esquejes en un recipiente con agua limpia para eliminar los restos de hormonas que hayan podido quedar. El sustrato que se usa es el que hay en el lugar donde van a estar los árboles en el futuro, ya que es aconsejable que no tengan un cambio brusco en las condiciones del suelo cuando pasen a su lugar definitivo, aunque en este caso he mejorado su estructura con una pequeña parte de un sustrato de similar ph más mullido y aireado para evitar el apelmazamiento y la asfixia de las futuras raicillas.
El paso siguiente es meter los esquejes en tierra en macetas, yo uso siempre alveolos forestales para evitar la espiralización de la raíz y esta pueda crecer de manera correcta.


Una vez plantados todos los esquejes, es muy importante que siempre tengan una buena humedad ambiental y edáfica para evitar que se sequen, pero sin encharcamientos con el fin de evitar la proliferación de hongos y evitar podredumbres que estropeen los esquejes.
En mi caso en el invierno no los meto a invernadero ni a sitios de mucha humedad porque al ser una zona montañosa y lluviosa la humedad del ambiente es suficiente y se mantienen bien, así que se debe actuar en función al clima que se tiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario